SOBRE LA CATEDRAL DE BURGOS

menu

Museo del retablo

SAN ESTEBAN Y EL MUSEO DEL RETABLO

El templo actual de San Esteban se erigió, sobre otro anterior románico, en el último tercio del siglo XIII y primera mitad del XIV. Bajo una maciza torre, que ha sufrido en sus muros muchas de las destrucciones del vecino castillo, se abre una elegante portada de estilo gótico. En su diáfano interior, articulado en tres naves, tiene su sede el interesante Museo del Retablo.

De todos los barrios que se asentaban a la sombra del castillo de Burgos, el único, aunque mutilado, que ha sobrevivido el paso del tiempo ha sido el de San Esteban. Las más nobles e ilustres familias burgalesas tuvieron su solar en algunas de las desaparecidas rúas de la colación: Peñabera, San Román, Quemadillo, El Azogue, Albardería, el Fierro, Plomería y Cabestrería, entre otras de las muchas que formaban un apretado laberinto en torno a su iglesia parroquial. Construido sobre un templo anterior románico, entre finales del siglo XIII y comienzos de la siguiente centuria, el exterior del templo muestra una delicada y bella estructura arquitectónica, que se centra en su elevada torre —con un gran rosetón en la base—, su poligonal cabecera y su portada.

Portada catedralicia

Esta última, fechada muy a finales del XIII y que sigue los modelos de las portadas del claustro de la Catedral, deja paso a un espacioso interior de tres naves, bastante más ancha y elevada la central, con pilares cilíndricos reforzados por columnillas, que sostienen una sobria bóveda de crucería. A lo largo del tiempo se fueron añadiendo elementos y renovando espacios con los gustos del gótico final y del primer renacimiento. Es el caso del singular coro de calado antepecho, levantado a caballo de los siglos XV y XVI, por Simón de Colonia y Nicolás de Vergara, y de los distintos sepulcros labrados, para los nobles del barrio, por estos dos artistas y por Juan de Vallejo.

Museo del Retablo

En el interior de San Esteban y en su claustro anexo —es la única iglesia parroquial de Burgos que puede presumir de ello— se restauran y exponen los fondos del Museo del Retablo. Además de las piezas propias del templo, se exhibe una interesante y variada colección originaria de distintas parroquias de la provincia: Carrias, Tañabueyes, Arconada, Villamorón, Bárcena de Bureba, Huidobro, Cortiguera, Pesquera de Ebro, Padrones de Bureba, Castrillo Matajudíos y Tosantos. En el coro de la iglesia se muestra un valioso conjunto de custodias, vasos sagrados y cruces procesionales procedentes también de la diócesis. La mayoría de los retablos y las piezas de orfebrería están fechadas entre los siglos XVI al XVIII.

Siguiendo la ruta...

Siguiente