SOBRE LA CATEDRAL DE BURGOS

menu

MIRADOR 2 / Desde el Paseo del Espolón

 

Llegando desde el MEH nos encontramos con el Teatro Principal que señala una de las entradas al paseo del Espolón. Junto al marcado polisón de este edificio decimonónico de estilo isabelino se localiza el segundo mirador de esta ruta de homenaje a la Catedral de Burgos. Lo mejor es situarse a unos metros del borde de la romántica fuente que preside el entorno y disfrutar del juego de volúmenes que se produce entre los volúmenes catedralicios y el variado arbolado del Espolón.

El paseo más burgalés

Comenzó como un eslogan promocional, pero cada vez son más los visitantes que lo han hecho suyo: ‘Sentirse burgalés en Burgos’. Y para cumplir esta premisa, nada mejor que recorrer tranquilamente el Espolón y mezclarse con los nativos en su deambular entre las entrelazadas hileras de plátanos de sombra. Con cerca de 230 años de historia, es uno de los paseos más conocidos de España. Su longitudinal trazado, en el que se puede rastrear la huella dejada por las sucesivas reformas, discurre en paralelo al río Arlanzón. En su salón central, entre castaños de indias, acacias y recortados tejos, se descubren ocho estatuas neoclásicas de reyes y personajes ligados a la historia de Burgos.

Una ciudad de mercaderes

Tras pasar junto al templete de música y a los los famosos Cuatro Reyes, que desde 1795 y donados por Carlos III centran el paseo, se llega a la altura de un clasicista edificio rematado por una enigmática ancla. Todo tiene una explicación ya que estamos ante el Consulado del Mar, una institución creada a finales del siglo XV desde la que los mercaderes burgaleses controlaban el comercio de la lana castellana con Flandes. La riqueza generada por esta actividad favoreció que Burgos se convirtiese en esa época en una de las ciudades más florecientes de Europa.

El teatro de la ciudad

El Teatro Principal es un edifico isabelino de estilo italianizante que fue inaugurado en 1858. Este emblemático y verdadero teatro de la ciudad se asoma al paseo del Espolón desde un añadido posterior que popularmente es conocido como ‘el Polisón’. En el Teatro Principal, donde late la memoria cultural de la ciudad de los últimos tiempos, todavía resuenan los ecos de la música creada e interpretada por Antonio José: un genial artista de fama internacional, que se inspiraba en las melodías del cancionero popular burgalés para componer su música clásica.

La Casa del Cordón

A tres minutos andando del Espolón y presidiendo la plaza de la Libertad se alza la joya de la arquitectura civil gótica de Burgos: la Casa del Cordón. Construida a finales del siglo XV cono palacio de los Condestables de Castilla y atribuida a Simón de Colonia, estuvo muy ligada al descubrimiento de América. Ya que, si en 1497 fue escenario del recibimiento de Cristóbal Colón por los Reyes Católicos, tras su segundo viaje —organizado por el que sería arzobispo de Burgos—, en 1512, sus salones vivieron las discusiones de las llamadas Leyes de Burgos, el las que por primera vez en la historia se reconocían los derechos humanos de los nativos de las tierras conquistadas.

Siguiendo la ruta...

Para continuar el recorrido hay que descender al anden festoneado por los entrelazados plátanos de sombra y buscar los arcos que bajo el edificio del Ayuntamiento permiten entrar en la Plaza Mayor.

Siguiente